Print

Por muchos años nosotros hemos tratado de servir de ejemplo a nuestros hijos. Hemos tenido cultos familiares, los hemos llevado a la iglesia, y en todas formas hemos procurado trazar el buen camino. Sin embargo, el otro día uno de nuestros hijos fue sorprendido por las autoridades, involucrado en el tráfico y consumo de drogas. ¿Qué solucion hay para nuestro problema?

Estos son los problemas que muchas veces a nosotros los padres de familia nos sorprenden. No comprendemos por qué, después de haber servido de ejemplo y trazado el buen camino, nuestros hijos no siguen el camino señalado. Nuestra sociedad actual es tan compleja que muchas veces nuestros hijos se ven confundidos y realmente no saben a quién escuchar. Ven el ejemplo en el hogar, pero también escuchan el consejo de los compañeros de estudio, de los vecinos y de las amistades. La Biblia dice: “No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres. Velad debidamente, y no pequéis; porque algunos no conocen a Dios; para vergüenza vuestra lo digo.” Es posible que nosotros como padres muchas veces fallamos en no tener el cuidado de aconsejar a nuestros hijos con relación a la selección de sus amistades. Creo que una de las razones principales porque nuestros hijos se alejan del consejo hogareño es porque escuchan multiples voces tanto de amigos mal orientados como de amistades que solamente buscan la destrucción moral y espiritual de la persona.

Como padres de familia debemos hacer todo lo posible para que nuestros hijos tengan un ambiente propio no solamente en la iglesia sino también en el hogar. Que seamos comprensivos, que los hijos tengan confianza para compartir con nosotros sus inquietudes, sus problemas, y aun sus felicidades y éxitos.

Ahora, en relación a su hijo tengo el siguiente consejo. En primer lugar, busque la ayuda de un pastor o de un líder espiritual en la iglesia con quien él tenga confianza. Después de encomendar el problema al Señor, busque una manera de acercarse a su hijo para poder comunicarse con él con relación al problema en que él se ve envuelto. En este caso, no creo que sea conveniente la exhortación o el regaño. Aparentemente el joven ya está lo suficiente alejado y extrañado que un regaño solamente serviría para alejarlo más del buen consejo. Traten de expresarle su aprecio y su amor, y que él sepa que ustedes no han perdido la esperanza en él.